Conozca la Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo

La envidia puede venir de donde menos esperamos, incluso de las personas más cercanas como amigos y familiares. conheça oração de são cipriano para fechar o corpo Conozca Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo


La envidia puede venir de donde menos esperamos, incluso de las personas más cercanas como amigos y familiares. Para protegernos contra las energías negativas evitando que nos afecte en varios sentidos, podemos rezar la Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo. Esta oración es poderosa y va a ayudar para que nada de mal te alcance y puedas seguir tu vida evolucionando cada vez más. Conozca abajo la eficaz Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo.

Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo



A lo largo de la vida, cuando ganamos destaque en los estudios, en la vida profesional o incluso en una relación, las personas tienden a envidiarnos, aunque no se den cuenta de ello. El famoso "ojo gordo" puede secar nuestra felicidad y hasta perjudicarnos de alguna forma. Además de aquellos que no lo hacen a propósito, existen los que utilizan fuerzas mágicas y astrales. Para defenderse, conozca la poderosa Oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo y alejar todo el mal de usted. Vaya a un lugar tranquilo en el que no será interrumpido, encienda una vela delante y reza con fe:



"Señor Dios, Padre misericordioso, omnipotente y justo, que has enviado al mundo a tu hijo, Nuestro Señor Jesucristo para nuestra salvación, atiende nuestra oración, dignándonos ordenar al espíritu malo oa los espíritus, que atormentan a vuestro siervo (diga ahora el nombre de la persona en sí), que se alejen de aquí, salgan de su cuerpo. Entregaste a San Pedro las llaves de los cielos y de la tierra diciéndole: lo que atares en la tierra será conectado en los cielos, lo que desatares en la tierra será apagado en los cielos. (el oficiante con la llave en la mano derecha hace una señal del pecho de la persona - o en su propio - como si estuviera cerrando una puerta).



En vuestro nombre, príncipe de los apóstoles, bienaventurado San Pedro, el cuerpo de (diga ahora el nombre de la persona en sí). San Pedro cierra la puerta de esa alma para que en ella no entre los espíritus de las tinieblas.



Los poderes infernales no prevalecer sobre la ley de Dios, San Pedro cerró, está cerrando. De ahora en adelante, el demonio ya no podrá penetrar en ese cuerpo, templo del Espíritu Santo. Amén. "



Hacer la señal de la cruz.



Después de rezar la oración de San Cipriano para cerrar el cuerpo, ore un Credo, un Padre Nuestro y un Ave María.



> La eficacia de la oración de San Cipriano

Diversas personas, en diferentes lugares, relatan el poder de la oración a San Cipriano para cerrar el cuerpo. Además de ser eficaz, se trata de una oración simple y práctica. Las personas que la rezan, dicen que se han vuelto más protegidas y fuertes después de la oración.



La historia de San Cipriano - de brujo a santo



San Cipriano, también conocido como "Hechicero, es llamado patrono de las ciencias ocultas y de las brujas. Según relatos, nació en Chipre y vivió en Antioquía, una región de Asia que hoy pertenece a Turquía. Cipriano nació en una familia de creencias paganas y desde niño se convirtió en un joven mago. Aprendió hechizos y hechizos y entró al mundo de las ciencias ocultas. Después de mucho viajar para perfeccionar sus conocimientos, el santo regresó a Antioquía, donde su historia cambió completamente. Él conoció a una joven cristiana, Justina, a la que dirigió varios hechizos con el objetivo de convencerla de un matrimonio forzado y no obtuvo ningún éxito. Con influencia de un amigo cristiano, Eusebio, e impresionado con la fuerza de la fe de Justina, Cipriano decidió convertirse al Catolicismo. Desde entonces, pasó a predicar la fe cristiana en Antioquía. Al saber de las obras cristianas de Cipriano y Justina, el emperador romano Diocleciano quiso acabar con las predicaciones, ya que el Catolicismo estaba prohibido en la Nicomedia. Ambos fueron perseguidos, presos y torturados para negar su fe cristiana. Ellos resistieron y acabaron decapitados en las márgenes del Río Galo de la Nicomedia. Como mártires, Justina y Cipriano fueron canonizados y santificados como Santa Justina y San Cipriano. Entonces, San Cipriano fue de mago de las brujerías y ciencias ocultas al Santo del Cristianismo.



Con tecnología de Blogger.