Devoción, protección y confianza a través de la lectura del Salmo 46

La devoción a los textos de los Salmos trae innumerables beneficios y resultados positivos para quien hace uso de sus poderes ritmados. En resumen, un salmo consiste en una oración en formato cantado y que debe preferentemente ser recitada de manera poética y musical; de esta manera, tales palabras tendrían propiedades semejantes a los mantras, proporcionando la sintonía y la conexión más íntima con las fuerzas divinas, así como la inmersión en energías positivas. Los Salmos atienden a prácticamente todas las situaciones de la existencia humana, habiendo sido creados a lo largo de la historia para suplir las necesidades del hombre en momentos de tristeza, angustia, baja autoestima e incluso en momentos de tristeza, angustia, baja autoestima e incluso en momentos de tristeza, angustia, baja autoestima e incluso en momentos de tristeza, grandes alegrías. Incluso escritos desde hace tanto tiempo, se adaptan casi con perfección a las aflicciones y al deseo de protección de los días modernos.



Salmo de confianza para restablecer el coraje en su cotidiano



Devoción y seguridad, palabras del Salmo 46



El salmo de número 46 es una oración de devoción y de atracción para la fuerza de espíritu. También es conocido por algunos como "el Salmo de Lutero", ya que Martín Lutero entonaba la oración en sus momentos de gran aflicción, habiendo incluso servido de inspiración para un himno de nombre "Castillo fuerte es nuestro Dios", en el que la oración fue citada. El salmo 46 está dedicado a agradecer toda la conquista y las bendiciones recibidas por las manos de Dios, mostrando que el pueblo debe gozar de seguridad incluso en medio de todo el caos que se esparce por el mundo, pues está bajo su protección. La temática utilizada en su construcción es tan icónica como la métrica escogida, ya que era muy inusual en la época la utilización de los medios de comunicación y de los medios de comunicación. una regularidad en la poesía hebrea. Es posible notar contrastes marcados como las figuras de aguas turbulentas, montañas que se sacuden junto a un río tranquilo, tierras desoladas, naciones agitadas y Dios con una voz tranquila y tranquila de mando sobre todas ellas. Todo esto presente en tres estrofas de tamaños casi idénticos, refranes y la palabra "Selá" debidamente colocadas.



Salmo 91 - el más poderoso escudo de protección espiritual



Todo en un salmo sucede como forma de agradecimiento en diversas formas y por muchos motivos como por la alegría alcanzada a través del amor verdadero. En el sentido de atraer inspiración musical, el texto propone la devoción del pueblo en Dios y el alejamiento de toda discordia y la falta de credibilidad.



"Dios es nuestro refugio y fortaleza, socorro bien presente angustia. Por lo tanto no temeremos, aunque la tierra se cambie, y aunque los montes se transporten hacia el medio de los mares. Aunque las aguas se desmoronan y se molesten, aunque los montes se abalan por su bravura. (Selá.)



Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, el santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no se golpeará. Dios la ayudará, ya al romper la mañana. Los gentiles se abrazaron; los reinos se movieron; él levantó su voz y la tierra se derritió.



El Señor de los Ejércitos está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestro refugio. (Selá.) Venid, contemplad las obras del Señor; ¡qué desolaciones ha hecho en la tierra! Él hace cesar las guerras hasta el fin de la tierra; rompe el arco y corta la lanza; quema los carros en el fuego.



Acuérdate, y sabed que yo soy Dios; seré exaltado entre los gentiles; seré exaltado sobre la tierra. El Señor de los ejércitos está con nosotros; el Dios de Jacob es nuestro refugio. (Silla de montar.) "



Con tecnología de Blogger.