Diente de león para el cuerpo y el alma: entienda la simplicidad de esta flor

dente-de-leão para o corpo e alma: entenda a simplicidade desta flor Diente de león para el cuerpo y el alma: entienda la sencillez de esta flor


Es muy común que veamos el diente de león ser tratado como mala hierba y luego alguien ya lo corta y juega fuera. Pero, lo que muchos no saben, es que esta planta, aparentemente mostrándose tan frágil e insignificante, puede ser usada de manera poderosa para la cura de diversas enfermedades, así como para el bienestar de nuestro cuerpo.



El diente de león, por increíble que parezca, tiene más calcio que la leche de vaca, favoreciendo huesos y dientes más resistentes, así como la mejora de la circulación sanguínea y de las contracciones musculares.



El diente de león puede ser consumido a través de ensaladas, donde las hojas de la planta también se pueden mezclar con otras. Se recomienda el uso de las hojas jóvenes, que son menos amargas, sin embargo, en el uso de hojas más maduras, el aceite o el aceite pueden dejarlas con un gusto más suave. Además de ensaladas, el té de diente de león también es extremadamente beneficioso para la salud, ya que su consumo diario previene incluso las acnes y ayuda a la pérdida de peso.



Las raíces de la planta también son comestibles y son muy utilizadas en la fabricación de harinas, donde a partir de éstas se pueden cocinar pan y otros tipos de masas.



Té diente de león: el té que purifica la piel y ayuda en el adelgazamiento



El diente de león en el bienestar



Además de los beneficios para nuestro cuerpo físico, el diente de león, conocido en el noreste de Brasil como el amor de los hombres o, simplemente, esperanza, es una planta que nos trae energías extremadamente positivas y provechosas.



Muchos expertos en el estudio de plantas medicinales también recomiendan que tengamos el diente de león en nuestra casa, sea como una simple decoración, sea en nuestra huerta para el consumo propio.



El diente - de león, por su forma abierta y floral, nos representa una invitación a la simple y pura felicidad, así como el sol nos llama de mañana a cada nuevo día que se ilumina. Sus frutos son aquellos aglomerados de pequeños "paracaídas" en la punta de uno de sus tallos. Esta parte tan sensible de la planta, que generalmente se asocia en juegos de niños, simboliza la fluidez y el carácter múltiple de la vida, donde aprendemos que el viento, incluso en lo oculto de su invisibilidad, es un regalo divino para el crecimiento de otros soles.



Que la mansedumbre simple y pura de las semillas de esta planta sea con vosotros.>




Con tecnología de Blogger.