Más 3 casos impresionantes de reencarnación - parte 2

mais 3 casos impressionantes de reencarnação – parte 2 Más 3 casos impresionantes de reencarnación - parte 2


Muchas personas sólo creen y tienen fe cuando ven ocurrir, o sólo se ven convencidos con evidencias. Como la reencarnación aún no puede ser probada, las historias son las mayores evidencias que compraban esa hipótesis. Ver otros 3 casos de reencarnación que hacen que pasemos a realmente no dudar de esa posibilidad.



Casos de reencarnación: 3 historias impresionantes



casos de reencarnação



1- La niña que fue un soldado japonés Esta historia de casos de reencarnación es impresionante. Una niña birmana llamada Ma Win Tar comenzó a contar, desde los 3 años de edad, que ya había sido un soldado japonés que fue capturado por los aldeanos birmanos y quemado vivo atado a un árbol. La madre de la niña no dio atención a la historia creyendo que era cosa de su cabeza. Pero las evidencias fueron aumentando poco a poco. La niña presentaba características agresivas y muchas veces daba puñetazo en la cara de compañeros de escuela. Ella siempre pedía a la madre cortar su pelo muy corto y quería vestir ropa de niño, lo que fue prohibido por la familia. Ella detestaba la comida birmana, que es muy picante, y pedía siempre comer alimentos dulces y carnes de cerdo. Ella se rehusaba a frecuentar el budismo, y se anunciaba como una 'extranjera' en aquella familia. La madre resolvió investigar y ligar los hechos: la niña nació con graves deformaciones en las manos, y hasta necesitó amputar dos dedos que nacieron sueltos. Los otros dedos tenían defectos, similares a las quemaduras. En la muñeca izquierda la niña tenía depresiones, hundidas, como si fueran una marca de una cuerda bien apretada. Ella investigó y descubrió que durante las guerras, los aldeanos birmanos tenían la costumbre de capturar a los soldados japoneses retrasados, amarrarlos a los árboles y quemarlos vivos. La madre entonces pasó a creer en el niño.



2- Recuerdos del monasterio Un psiquiatra llamado Adrian Finkelstein relató en un libro la historia de un pequeño chico llamado Robin Hull. El médico fue buscado por su madre porque ella afirmaba que el niño a veces se comunicaba en una lengua extraña, que ella nunca había oído y que nadie lo había enseñado. El médico entró en contacto con un profesor de lenguas asiáticas y él identificó el habla del niño como un dialecto muy específico, hablado solamente en la región norte del Tíbet.



Robin afirmaba que aprendió ese idioma porque frecuentó un monasterio por muchos años en que todos hablaban solamente de esa lengua. Pero el niño nunca había ido al Tíbet y no tenía edad escolar. Robin conseguía describir en detalle el monasterio, lo que intrigó al psiquiatra que resolvió investigar. Él encontró el monasterio exactamente con las mismas características descritas por el niño, en medio de las montañas de Kunlun. Por ejemplo, el niño reconoció el monasterio.



3- La misma caligrafía Esta historia impresionante de casos de reencarnación tuvo lugar en la India. El pequeño Taranjit Singh, un niño de seis años de edad, insistía desde que tenía dos años en una misma historia: él decía que su nombre era Satnam Singh, que él era de la aldea Chakkchela, que se quedaba a 60 km de su ciudad y que su hijo padre se llamaba Jeet Singh. Él describía cómo había sido su muerte: él tenía 15 o 16 años y se iba a la escuela de bicicleta cuando un hombre chocó con él en un scooter y lo mató el 10 de septiembre de 1992. Describía detalladamente la escena, con sus propios libros todos empapados de sangre, y que tenía 30 rupias en el bolsillo. El niño insistía tanto en esa historia, que todos juzgaban absurda, que el padre resolvió investigar.



Entonces el padre del niño fue a la pequeña aldea de Chakkchela y se encontró con un profesor que confirmó la historia, en 1992 un adolescente había muerto en un accidente con un scooter mientras iba a la escuela de bicicleta. El padre, impresionado, llevó al hijo a la familia del chico fallecido: el niño fue capaz de reconocer a cada uno de ellos, antes de que se presentaran. Ellos confirmaron la historia de los libros llenos de sangre y de las rupias en el bolsillo. El más impresionante era: la letra de los cuadernos del niño que falleció eran muy similares a la de Taranjit Singh, lo que vino a confirmar las sospechas de reencarnación de la familia.



¡Descubra su orientación espiritual! ¡Encuentre!



Con tecnología de Blogger.