Los cuatro elementos: significados físicos y relaciones emocionales

os quatro elementos: significados físicos e relações emocionais Los cuatro elementos: significados físicos y relaciones emocionales


La influencia que la naturaleza ejerce sobre todos nosotros y sobre las energías que circundan el mundo es clara; un hecho aún reforzado cuando observamos que muchas entidades cósmicas y espirituales también están íntimamente ligadas a las energías naturales específicas, como en el caso de los cuatro elementos. Es común encontrarnos sirviendo como herramientas poderosas para la canalización de energías espirituales, agregando a ello a sus propias energías elementales.


Los cuatro elementos



La representación más icónica de las fuerzas naturales tal vez sean los cuatro elementos principales, como el aire, el fuego, el agua y la tierra. Que son tan marcados y esenciales a las diferentes formulaciones mágicas que se encuentran ampliamente difundidas por la cultura general, aunque de forma superficial.



Aire



Este es el símbolo natural de las ideas, del poder mental, de la comunicación, cambios, la sabiduría y sobre todo, de la libertad. En general más seco, expansivo e incluso masculino, el aire es destaque en medios académicos al buscar siempre por la sabiduría y la conciencia. Esta búsqueda por el esclarecimiento incesante lo hace el guardián del Este, que nada más es que la dirección de la luz, siendo representado por el amarillo del sol y del cielo en la aurora.



Fuego



Entre los cuatro elementos, ese símbolo del poder ígneo está ligado al poder impulsivo de la pasión, de la fuerza de voluntad, de la conquista y sexualidad. Es siempre representado como una fuerza destructora y energética, pero que trae limpieza y renovación por donde pasa, demostrando la chispa divina que está presente en todo ser vivo. La magia relacionada al fuego puede ser considerada por muchos como peligrosa, más eso es sólo el reflejo de la sorpresa que normalmente se tiene al lidiar con tal fuerza voraz que se manifiesta de forma rápida, espectacular y avasalladora, con resultados que van mucho más allá de lo que generalmente se espera. El elemento acuático es quizás el más femenino de la naturaleza, teniendo una conexión muy íntima con el poder de la intuición, del subconsciente, de la cura, del amor y de las formas fluentes. El agua representa la mutación y la fluencia constante de los aspectos de la vida que nunca permanecen en el mismo lugar, mostrando que nada es eterno o inmutable, por más que se desee. Es también un símbolo de germinación y absorción, asociada a la capacidad de adaptabilidad del ser humano y de hechizos de hielo, nieve, niebla, entre otras. El elemento telúrico es el mayor símbolo natural de la estabilidad, la firmeza, la fertilidad, la creación y la armonía. Él es nuestro mayor vínculo con el plano físico y la dimensión consciente, siendo el reino más abundante y sinónimo de riqueza y prosperidad; es sobre ese reino de los cuatro elementos que todos los demás se apoyan, actuando como un fuerte cimiento. Este elemento está emocionalmente ligado a la terquedad, la estabilidad, la confianza y el cuidado del cuerpo. De este modo, es mágicamente más utilizado en la construcción de objetos, en la búsqueda de conquistas materiales, en el progreso, en el éxito de carrera y en la fuerza física.



¡Descubra su orientación espiritual! ¡Encuentre!



Con tecnología de Blogger.