Salmo 25 - orientación para quien busca personas desaparecidas

Los salmos presentes en la Biblia se atribuyen al Rey David (autor de 73 de ellos), a Asafe (autor de 12 salmos), a los hijos de Corá (autor de 12 salmos), a los hijos de Corá (autor de 12 salmos) autores de 9 salmos), al Rey Salomón (autor de al menos 2 salmos) y todavía hay muchos otros que son de autoría anónima. Son palabras de fe y poder que nos ayudan a guiarnos, a conectarnos con Dios y seguir el camino del bien. El salmo 25 es utilizado para alcanzar gracias y alabanzas para diversas causas, pero la principal es en el consuelo y orientación para quien está en busca de personas desaparecidas.



El salmo 25 completo



salmo 25



"A ti, Señor, levanto mi alma. Dios mío, en ti confío, no me dejes confundido, ni que mis enemigos triunfen sobre mí. En verdad, no serán confundidos los que esperan en ti; confundidos serán los que transgreden sin causa.



Hazme saber tus caminos, Señor; me enseña tus senderos. Me guía en tu verdad, y enséñame, pues tú eres el Dios de mi salvación; por ti estoy esperando todo el día. Acuérdate, Señor, de tus misericordias y de tus misericordias, porque son desde la eternidad.



No te acuerdes de los pecados de mi juventud, ni de mis transgresiones; pero según tu misericordia, acuérdate de mí, por tu bondad, Señor. Bueno y recto es el Señor; por eso enseñará el camino a los pecadores. Guiará los mansos en justicia y los mansos enseñará su camino.



Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad para aquellos que guardan su alianza y sus testimonios. Por amor a tu nombre, Señor, perdona mi iniquidad, pues es grande. ¿Cuál es el hombre que teme al Señor? Él le enseñará en el camino que debe escoger.



Su alma se posará en el bien, y su semilla heredará la tierra. El secreto del Señor es con aquellos que le temen; y él les mostrará su alianza. Mis ojos están continuamente en el Señor, porque él sacará mis pies de la red.



Mírame, y ten piedad de mí, porque estoy solitario y afligido. Las ansias de mi corazón se han multiplicado; me quita de mis apretones. Mira mi aflicción y mi dolor, y perdona todos mis pecados.



Mira a mis enemigos, pues se van multiplicando y me odian con odio cruel. Guarda mi alma, y ​​líbrame; no me dejes confundido, porque confío en ti. Me guardan la sinceridad y la rectitud, porque espero en ti.



Redime, oh Dios, a Israel de todas sus angustias."El salmo 25 comienza con las palabras" A ti, Señor, levanto mi alma ", y que, . Elevar el alma quiere decir entrar en oración, abrir la mente y el corazón para salir del mundo físico y estar en presencia de Dios. A continuación el salmo pide consuelo a Dios, orientación, pide por enseñanzas, por la compañía de Dios, para que él ande junto a nosotros en nuestros caminos.



En el 14º verso, el salmo refuerza la necesidad del caminar con Dios al afirmar "La intimidad del Señor es para aquellos que lo temen. A estos el Señor dará a conocer su Alianza. Cuando el salmo dice la intimidad es para aquellos que lo temen, muchas personas interpretan errónemente creyendo que debemos tener miedo de Dios, no es eso lo que el salmo quiere decir. El temer a Dios es tener respeto por él, por su autoridad ante nosotros, es percibir que estamos ante el Rey del Universo y que él nos está dando la oportunidad de estar cerca de él, de andar junto a él.



Aleja los miedos, los intrusos y los falsos amigos con el Salmo 27



El salmo termina con el pedido a Dios que quita las angustias y la soledad: "Mírame, y ten piedad de mí porque estoy solitario y afligido. Las ansias de mi corazón se han multiplicado; me quita de mis apretones. Son sentimientos comunes a muchas personas, en especial por quien busca por un ser querido que está desaparecido. Este salmo es muy fuerte y muy poderoso, siempre que sienta necesidad, oré con mucha fe y Dios te ha de oír.



Con tecnología de Blogger.