Salmo 69 - Oración en momentos de persecución

En este salmo, vemos una oración contrita de un corazón que se reconoce nada sin Dios, el salmo 69 es una oración angustiada por un momento de aflicción y persecución. El salmista clama por la presencia del Señor y reconoce su culpa, sus pecados.



Las palabras de clamor del salmo 69



Lea con Fe el Salmo:


<"¡salva, oh dios !, porque las aguas subieron hasta mi cuello." en las profundidades llenas me hundí; no tengo donde firmar los pies. entré en aguas profundas; las corrientes me arrastran.
  • Me cansa de pedir socorro; mi garganta se abrasa. Mis ojos flaquean de tanto esperar por mi Dios.

  • Los que sin razón me odian son más que los hilos de pelo de mi cabeza; muchos son los que me perjudican sin motivo; muchos, los que tratan de destruirme. Me obligan a devolver lo que no he robado.

  • Tu sabes como fui insensato, oh Dios; mi culpa no te es encubierta.

  • ¡No se decepcionen por mi causa a aquellos que esperan en ti, oh Señor, Señor de los ejércitos! ¡No se frustren por mi causa a los que te buscan, oh Dios de Israel!

  • Pues por amor a ti se burla, y la vergüenza me cubre el rostro.

  • Soy un extranjero para mis hermanos, un extraño hasta para los hijos de mi madre;>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>.> Cuando pongo ropa de lamento, soy objeto de chasque.

  • Los que se juntan en la plaza hablan de mí, y soy la canción de los borrachos.

  • Pero yo, Señor, en el tiempo oportuno, elevo a ti mi oración; me responde, por tu gran amor, oh Dios, con tu salvación infalible!

  • Quítame del atolladero, no me dejes hundir; me libera de los que me aborrecen y de las aguas profundas.

  • No permitas que las corrientes me arrastren ni que las profundidades me tragan, ni que la cueva encierre sobre mí su boca.> Responde, Señor, por la bondad de tu amor; por tu gran misericordia, vuelve a mí.

  • No escondas de tu siervo tu cara; me responde rápidamente, pues estoy en peligro.

  • Acércate y rescata; me libera a causa de mis enemigos.

  • Tu sabes como sufro burla, humillación y vergüenza; conoces a todos mis adversarios.

  • La burla me rompió el corazón; ¡Estoy en desesperación! Supliqué por socorro, no recibí nada; que no se sienten como si estuvieran en el lugar de los muertos, y que no se sienten como si estuvieran en el mismo lugar. se convierta en retribución y trampa.

  • Que se oscurezcan los ojos para que no puedan ver; le hace temblar el cuerpo sin parar.

  • Despega sobre ellos tu ira; que tu furor ardente los alcance.

  • Quédate desierto el lugar de ellos; no hay nadie que habite en sus tiendas.

  • Pues persiguen a los que tú hieres y comentan el dolor de aquellos a quienes castigas.

  • Añade pecado sobre pecado; no te dejes alcanzar tu justicia.

  • Sean ellos sacados del libro de la vida y no sean incluidos en el rol de los justos.

  • ¡Grande es mi aflicción y mi dolor! ¡Protegá, oh Dios, tu salvación!

  • Alaba el nombre de Dios con cánticos y proclamé su grandeza con acciones de gracias,

  • eso agradará al Señor más que bueyes, más que toros con sus cuernos y cascos. Los necesitados el verano y se alegrarán; a los que buscan a Dios, vida a su corazón.

  • El Señor oye al pobre y no desprecia a su pueblo encarcelado.

  • Alaban los cielos y la tierra, los mares y todo lo que en ellos se mueve, ya que Dios salvará a Sión y reconstruirá las ciudades de Judá. Entonces la gente allí vivirá y tomará posesión de la tierra, la descendencia de sus siervos la heredará, y en ella habitarán los que aman su nombre.


  • Haga clic aquí: Salmo 67 - A La misericordia de Dios



    Interpretación del Salmo 69



    Para que usted entienda mejor, nuestro equipo hizo un análisis e interpretación de cada versículo del Salmo 69.



    Versículos 1 a 10 - En estos versículos vemos al salmista reconociendo sus faltas y más que eso, reconociendo a Dios como señor de su vida. Él sabe de sus culpas y de todo lo que hizo mal, pero vuelve su corazón a Dios y clama por su presencia. Así que actuamos muchas veces, sabemos de nuestros errores y recurrimos al auxilio de Dios, que es el único que nos salva.



    Versículos 11 a 20 - Responde, Señor, por la bondad de tu amor



    Versículos 21 a 30 - Grande es mi aflicción y mi dolor!



    En esos versículos el salmista clama por protección, pues sabe que la salvación viene de Dios y quiere tener su corazón unido a Él.



    Versículos 31 a 36 - Alabadle los cielos y la tierra



    Un acto de alabanza porque el Señor es el que ama a su pueblo y que permanece a su lado en todo momento.



    Con tecnología de Blogger.