Cura espiritual: ¿cómo perdonar sin dolor?

cura espiritual: como perdoar sem mágoa? Cura espiritual: ¿cómo perdonar sin dolor? Cuando alimentamos un amor, el alma se regocija y nos encontramos en un estado de paz tan grande que muchas veces llegamos a llorar. Una buena relación se constituye tan bien y nos sentimos tan felices que nunca más queremos salir del lado de la persona amada.



Sin embargo, y cuando esta persona nos traiciona? Pues es, este golpe en el corazón es tan doído que parece que morir. La traición crea uno de los peores dolores del universo, rasgando toda nuestra alegría de vivir. Pero en este punto, algunas personas olvidan rápido y vuelven a la vida, y otras continúan con dolor. ¿Cómo aprender a perdonar y alcanzar esta cura espiritual?

Cura espiritual: preparación física



Para una curación espiritual efectiva, usted necesita estar, ante todo, en paz. Disfrute el día en que usted no tiene muchas cosas para hacer y beba bastante agua, alternando con vino blanco. Busque no embriagar. Hacer baños aromáticos con hierbas ligeras, como la manzanilla y la albahaca. A continuación, elija un lugar cómodo, se siente y respire profundamente por diez veces seguidas. Después de este primer proceso de preparación física, iremos al segundo paso de la curación espiritual.



Haga clic aquí: Use la terapia de vides pasadas para su curación espiritual



Cura espiritual: oración



> Cuando estés bien relajada y lista para perdonarte, respire profundamente y diga la siguiente oración de sanación espiritual:



"Que la paz que huyó a mi corazón, vuelva. Así como la pluma del pájaro que desciende bailando como la nube que pasa, así como la gota de la lluvia que desciende cortante en el cielo de terciopelo, quiero que toda esta pena se vaya. (diga el nombre de la persona), no tengo miedo de olvidar los buenos momentos, tengo miedo de recordar sólo los malos. Pues, ahora no más. Yo te libero para siempre, vete en paz. No mire hacia atrás, esté siempre en su alma pacífica, así como yo estaré aquí viviendo la mía. Que todo el dolor que nos asoló sea extinta en este momento, a través de esta poderosa curación espiritual. El gran Dios que está en los cielos, mirándonos, siempre velará por nuestra paz interior y purificada. Ahora estaré para siempre pura y en armonía junto a mí. Que el tiempo termine de sellar y cicatrizar cualquier herida. Dios es bueno, tú eres bueno y yo estoy bien. ¡Todo estará bien, todo saldrá bien! Que la armonía reine, en absoluto, amén! ".



Con tecnología de Blogger.