Neptuno en la casa 10: perfil y significados

La persona regida por Neptuno en la Casa 10 suele ser muy soñadora, pero no deja de lado nada de concretar cada uno de esos sueños. Así, es una persona muy batalladora que no mide esfuerzos para llegar donde quiere y que pone sus objetivos por encima de todo y de cualquier dificultad.



Su determinación y fuerza de voluntad ciertamente son cosas que la definen y es justamente por esas características que Neptuno en la Casa 10 es conocido y se destaca. Sin embargo, esto lo lleva a ser muy codicioso y calculista, muchas veces dejando vivencias y cosas simples e importantes de la vida en nombre de dinero, status, fama, éxito y puestos exitosos.



El trabajo, los trabajos los aspectos sociales y la condición financiera son para él una prioridad y por eso no se asusta cuando tiene que enfrentar largas batallas en nombre de eso, pues considera aspectos fundamentales para vivir y estar bien con los demás. Un punto negativo de Neptuno en la Casa 10 que debe ser repensado y trabajo para un nuevo ciclo más armónico se refiere justamente a las apariencias y al valor que se ha dado a las personas, no basado en sentimientos, afinidad y demostraciones afecto, pero en posesiones, conquistas y rasgos externos. Como usted ya suele ser muy afectado por eso, debe evitar de replicar esa fuerza negativa de aquí en adelante, justamente porque insistir en esa idea es aceptar que eso sucederá con todo el mundo, uno a la vez, hasta el momento en que usted restará solo con sus conquiatas materiales.



Véase aquí la influencia de Neptuno en su mapa astral!



Cuidado con las personas interesadas y que nunca demostraron la mínima importancia con usted, pero que de repente cambiaron de opinión cuando vieron su éxito. Este tipo de gente sólo puede aprovecharse de lo que puede ofrecer, envenenar su vida, destruir lo que de bueno todavía le queda y luego deshacerse de usted como algo desechable. Sepa que si usted trata a la gente como objetos, esto puede volver a doble para usted. Recuerde que la vida es un juego de fuerzas y son justamente las energías intercambiadas nuestras principales armas. Aprender a utilizar su bien, para mal deseo es recibir lo mismo a cambio oun peor.



Con tecnología de Blogger.