Ritual con velas negras para espantar los males

ritual com velas pretas para espantar os males Ritual con velas negras para espantar los males


Las velas representan principalmente el elemento fuego. Por su parte, el fuego representa transmutación de energías y, claro, iluminación. El poder de las velas es siempre muy importante y bienvenido cuando vamos a hacer una oración, un ritual, una meditación o un hechizo. Ellas tienen todo que ver con ese tipo de ritual.



En cuanto a los colores las velas, ellas representan un objetivo y una intención. La vela negra por ejemplo es utilizada tanto para absorber cuanto para repeler energías, sean ellas positivas o negativas. En la mayoría de los casos, el color es ideal para limpiar la negatividad y abrir los niveles del inconsciente, y es para eso que sirve el ritual con velas negras. Y que no hay que olvidar que no hay que olvidar que no hay que olvidar que no hay nada que no se puede hacer, velas negras. Cada vela negra servirá para un día de la semana. Usted debe comenzar el lunes y hacer el ritual de forma seguida.



El agua y la sal gruesa juntos en la copa deben ser cambiados todos los días. El agua sin embargo debe ser jugada siempre en el fregadero, en agua corriente, nunca en el inodoro. Colocar la copa al lado de la vela, en un lugar alto y tranquilo en su casa. Haga la oración del ritual con velas negras y pídale siempre por su camino contra maldiciones y mal mirada.



Simpatía de amor: el papel del perfume en la conquista



Oración para usar en el ritual de la vela negra



Dios Padre, Dios Hijo (hacer la señal de la cruz), Dios Espíritu Santo,



Oh Santísima Trinidad, desciende sobre nosotros. Oh Virgen Inmaculada, Ángeles,



Arcángeles y Santos del paraíso, intercede por nosotros. Fortalece,



Espíritu Santo. En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia, no es la primera vez que se hace el amor. y podamos practicar el bien. En el caso de que se produzca un cambio en la calidad de vida de las personas que viven con el VIH / SIDA, La posesión diabólica, la obsesión diabólica; que es mal, pecado, pánico, envidia y perfidia, la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.



Quema todos estos males en el infierno para que nunca más me puedan



perjudicar, ni a ninguna otra criatura del mundo. Con la fuerza de Dios, en el nombre de Jesucristo (hacer el signo de la cruz), el Redentor,



y por la intercesión de la Virgen Inmaculada, oh Dios Espíritu Santo: ordena a todos los espíritus impuros, que nos dejen inmediatamente



para nunca más volver, que van al fuego eterno, encadenados por el



Arcángel Miguel, por San Gabriel, San Rafael y por nuestros santos,



Ángeles de la Guarda, y aplastados por los pies de la Santísima Virgen inmaculada.



En este momento todo y cualquier mal saldrá de mí. ¡Amén!



Con tecnología de Blogger.