Salmo de confianza para restablecer el coraje en su cotidiano





En momentos cuando toda la dedicación y planes de vida parecen nunca salir de la estaca cero o simplemente se muestran estancados, la inseguridad o la ansiedad sobre sus acciones puede paralizar, deprimir o desencadenar demasiados sentimientos de desesperanza. A través de un salmo de confianza, palabras de confort y coraje serán capaces de revertir tal sentimiento negativo, transformando la apatía en estímulos para levantar la cabeza y continuar luchando por sus ideales.



Salmo de confianza para todos los momentos



Relatando una importante paradoja en la vida de David, el conocido Salmo de confianza de número 27 expresa perfectamente cuestiones internas que vivimos con cierta frecuencia, como altos y bajos en breves espacios de tiempo, llegando incluso a dudar de su fe cristiana en algunos momentos. Para ello, algunos pasajes e historias bíblicas son capaces de proporcionar algo que va mucho más allá de la reflexión, pero nos hacen más fuertes, confiados y esperanzados, tanto en nuestro propio potencial y en la certeza de que la ayuda y el amparo divinos vendrán a la hora correcta. Por lo tanto, si las cosas parecen no estar bien, se despertó bien dispuesto, pero una lluvia de malos acontecimientos le hicieron perder el brillo, abrir su corazón y recitar con todo su corazón un salmo de confianza. Con él, relatos de superación, de fuerza y ​​de coraje, contando con la luz y protección del Señor, toman cuenta de su bienestar, renovando la esperanza de continuar.



Salmos del día: todo el amor y la devoción del día Salmo 111



Salmo 27, protección y coraje



Este salmo de confianza es un himno a la fe genuina y, por lo tanto, a continuación veremos un excelente ejemplo de fuerza, perseverancia y protección divina vivenciados por David, sentimiento ese claramente posible en los días de hoy, siempre que la fe y la fuerza de voluntad también estén presentes. De pecho abierto y la confianza de que todo se resolverá de la mejor manera posible, lea y releva el Salmo 27 siempre que se siente débil, ausente de coraje y necesita una ayuda extra para rehacer.



"El Señor es mi luz y mi salvación, a quien temeré? ¿El Señor es el protector de mi vida, de quien tendré miedo? Cuando los malvados me atacan para devorarme vivo, son ellos, mis adversarios y enemigos, que resbalan y caen. Si todo un ejército se acampa contra mí, no temerá mi corazón.



Si se bloquea contra mí una batalla, aun así tendré confianza. Una sola cosa pido al Señor y la pido incesantemente: es habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para admirar allí la belleza del Señor y contemplar su santuario.



Así, en el mal día, Él me esconder en su tienda, me ocultará en el recóndito de su tabernáculo, sobre una roca me levantará. Pero desde ahora Él levanta mi cabeza por encima de los enemigos que me rodean; y ofreceré en el tabernáculo sacrificios de regocijo, con cantos y alabanzas al Señor.



Escucha, Señor, la voz de mi oración, ten piedad de mí y oye. Habla de mi corazón, mi cara os busca; tu rostro, oh Señor, la busco. No escondas de mí vuestro semblante, no afasteis con ira a vuestro siervo. Vosotros sois mi amparo, no me rechaces ni me abandonáis, oh Dios, mi Salvador.



Si mi padre y mi madre me abandonan, el Señor me acoger. Enseñame, Señor, tu camino; a causa de los adversarios, me guía por la senda recta. No me abandones a la misericordia de mí, contra mí se levantaron violentos y falsos testimonios.



Sé que veré los beneficios del Señor en la tierra de los vivos! ¡Espera en el Señor y sé fuerte!¡Fortifica tu corazón y espera en el Señor! "



Salmos del día: el poder del perdón con el salmo 51



Con tecnología de Blogger.